martes, 13 de julio de 2010

Una de política local‏

Hoy queria comentar unas ideas que me han surgido durante el fin de semana, en el que he estado de asueto y descanso playeril.
Quizás por aquello de que las cabezas se calientan más de lo debido mientras que estás sentado debajo de la sombrilla, mientras tu mujer se tuesta, y no estás charlando con nadie.

En fin, como decía, me han asaltado algunas ideas que quiero dejar aquí.

La primera de ellas es el destacar como en los pueblos funciona más el nombre y apellidos que la Marca del partido en cuestión. Y como desgraciadamente aquellas personas que tienen cierto "nombre" no se acerca a ninguna marca de partido debido a la denostada clase política, a las absurdas conclusiones que llegamos todos en determinado momento de que la política desprestigia a las personas.

Craso error, el hecho de participar en la "Res Publica" no debería dañar a nadie, no debería ser obice para que se critique sin criterio a nadie, solo por el mero hecho de participar o haber participado en política.... sin embargo en la actualidad eso es lo que pasa.

La segunda idea se refiere a las prioridades de cada uno, con respecto a la politica claro está, cuales son las prioridades que deben prevalecer en un gobierno de izquierdas???? cuales en un gobierno de derechas??? cuáles en un gobierno local de un pueblo de la sierra??? cuáles en un pueblo de la vega??? Se supone que estas cuestiones se resuelven en los programas electorales, pero dada la primera idea de que lo que de verdad importa en el pueblo es quién es o mejor quién se presenta para Alcalde,... no está nada claro cuales van a ser sus prioridades si no está avalado por una marca determinada, y aún así, dependiendo de las capacidades, intereses, y expectatvas de la persona esas prioridades pueden verse influenciadas de manera que se modifique lo que la Marca de partido le supone, que a mi entender debería ser la orientación. Hacia donde se debe mover.

Además de tener presente estas cuestiones y plasmarlas en un Programa electoral, hay que considerar que la inmensa mayoria de los votantes de un pueblo no votan por lo que leen en el Programa Electoral, si no por los sentimientos que genere uno u otro candidato. El voto para el simpático suele ser más fácil, también para que el que tiene un áura de voluntarioso y luchador, siempre para el más cercano.

Es dificil predecir cuantos votos sacará una u otra candidatura mientras que no conozcamos a sus lideres. Y aún así conociéndolos dependerá de como se lo tomen los votantes a cada uno de ellos. En definitiva como se les valore.

En esto viene la tercera idea que llevo manteniendo muchos años, desde que empecé en política casi,... la idea de que cualquiera no debería presentarse a Alcalde, o meramente por que sea conocido/a, bien parecido/a, simpàtico/a, cercano/a,... la idea de que para ser alcalde debería tener un poco de conocimiento de adonde se está metiendo, de que es lo que puede y no puede hacer, de cuál es su responsabilidad y como la puede gestionar.

En definitiva creo que se debería hacer un examen a cada uno de los candidatos antes de presentarse a tales candidatos por cada marca de partido. Previo a un curso o master de formación concreta, donde se les expongan las dificultades con las que se pueden enfrentar, donde se les pueda ofrecer herramientas y armas para poder resolver problemáticas sociales, económicas y judiciales...

En fin, creo que el sistema actual puede favorecer la llegada al poder de determinadas personas cuyo único interés sea el personal, y que el principio del interés general, el interés público y social sea subyugado al de un determinado personaje más o menos legal, más o menos interesado en que todo esté tranquilo para seguir haciendo lo que él o ella quieran con los fondos públicos de todos los ciudadanos y ciudadanas.

Creo que esto debería cambiar....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piramide

Lo he sacado de twitter de una entrada del Dr. Alberto Blazquez, @ Dr_Blazquez , me ha parecido muy interesante el compartir el gráfi...