jueves, 31 de mayo de 2012

Peligros o Inconvenientes de las Franquicias.-


                No todo es color de Rosa en las Franquicias, siempre hay que buscar más información y no entrar en el negocio ofertado hasta estar totalmente seguro y sobre todo ser capaz de asumir el riesgo que conlleva el mismo sin necesidad de además enfrentar con determinadas acciones del Franquiciador que suponen un riesgo añadido que puede hacer fracasar ese negocio que se nos está vendiendo como el mejor del mundo.

                Una relación no exhaustiva de ellas es la siguiente:
- La posible Saturación del territorio en el que actúa la franquicia entrando en competencia con otros franquiciadores directamente.       
- Cuidado con la duración del Contrato, dado que al ser normalmente de varios años, se podría convertir en un serio problema por muchos años.  
     
- Imposibilidad de vender la franquicia a otros individuo o persona jurídica, no se podrá vender el negocio, ni cambiarlo, sin el permiso expreso de la casa franquiciadora. Al mismo tiempo, tampoco lo podemos descuidar porque se ha invertido mucho dinero, tiempo y esfuerzo, además porqué probablemente sea la forma de ganarnos la vida.    
- La rentabilidad de mi negocio deberá ser mayor a la de otro para obtener ganancias por culpa del canon que debemos pagar.     
- La Franquicia “amarra” a la hora de hacer cambios en el modelo de negocios.
- El éxito o el fracaso de la Franquiciadora o la matriz de la franquicia tendrá impacto directo sobre nuestro negocio de franquicia.         

Hay quién da claves para identificar esos riesgos.-(fuente:soyentrepeneur.com

- Se consideran sectores de alto riesgo aquellos en los que el éxito resulta mucho más difícil, debido a su penetración en el mercado y, por tanto, a la consecuente expansión y, por tanto, a la consecuente expansión en unidades Franquiciadas de la cadena. Estos sectores son:
- Con un mercado muy reducido
- Con una demanda estabilizada o en retroceso 
- De competencia muy fuerte
- Ligados a una moda puntual y pasajera

Las franquicias que entrañan mayores riesgos son: las falsas franquicias, las franquicias demasiado rápidas, las franquicias con una expansión mal enfocadas, mal dirigidas o mal desarrolladas, las franquicias en sectores de actividad de “alto riesgo” y las franquicias demasiado caras.

Para descubrir las que tienen menores riesgos, piensa lo siguiente: una empresa con una antigüedad que avale el funcionamiento de una fórmula comercial probada, ofrece más garantías de éxito y entraña siempre menos riesgos para el franqucuiado que una franquicia poco consolidada, sin experiencia, ni relevancia en el mercado.

La gran mayoría de los franquiciantes o franquiciadores tratan de asumir los menores riesgos posibles, trasladándolas al franquiciatario o franquiciado, que es quién más riesgos asume y soporta a lo largo del acuerdo. El franquiciatario o franquiciado siempre tiene mucho más que perder que el franquiciante o franquiciador.

Por esto, lo ideal es que encontremos una red de franquicia que ofrezca una estructura en la que el riesgo sea compartido de la forma más equilibrada posible.

A la hora de contratar una unidad de venta, el franquiciador nunca hace mención a los “Cierres” que se han producido dentro de su red. Una red con un elevado número de cierres en sus unidades de venta es siempre una franquicia poco viable.
Si en una cadena de franquicias hay un 10 % de franquiciatarios o franquiciadores en litigio, busca otra cadena de inmediato.

Las falsas franquicias son aquéllas franquicias que no cuentan con una fórmula comercial probada, ni con centros pilotos para su experimentación. La única fórmula es verificando, una a una, todas las promesas realizadas. Para ello, basta con exigirles las dirección y teléfono de, al menos, tres franquiciados de la cadena, y entrevistarse con cada uno de ellos. También debe exigirse al franquiciante o franquiciador la visita a un centro piloto para comprobar si la franquicia cuenta con una fórmula comercial probada y en funcionamiento.

Si un franquiciante emplea más de la mitad de su tiempo y de sus recursos en comercializar unidades de venta, significa que no dispone, ni ha desarrollado un verdadero plan de ventas consolidado y competente para su negocio.

Con toda esta información ya estamos un poco más preparados para proceder a evaluar la oferta de negocio que nos hagan desde una posible franquicia, o para buscar un negocio en franquicia que nos interese y que podamos “arrascar” financieramente hablando.

Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Delegar

Hace poco comentaba con algunos amigos lo bueno que era delegar, posibilitaba que se pudieran dedicar a lo que de verdad da valor a su tra...