miércoles, 2 de agosto de 2017

Más sobre gestión de proyectos:


Generalmente reconocido => Los conocimientos y prácticas se aplican a la mayoría de los proyectos, la mayor parte del tiempo y existe consenso sobre su valor y utilidad.

Buenas prácticas => Se está de acuerdo en general en que la aplicación de estas habilidades, herramientas y técnicas puede aumentar las posibilidades de éxito de una amplia variedad de proyectos; y no significa que ese conocimiento deba aplicarse siempre de la misma forma en todos los proyectos, si no que la organización y/o el equipo de dirección del proyecto son responsables de establecer lo que es apropiado para un proyecto determinado.

Proyecto => se trata de un esfuerzo temporal para obtener o crear un producto concreto (puede ser tb un componente de un producto final), prestar un servicio determinado o bien obtener un resultado único, el hecho de tratarse de un esfuerzo con carácter temporal implica que tiene definido un principio y un fin, éste último puede deberse a la consecución de los objetivos buscados, al incumplimiento de esos objetivos, o bien a la no existencia de la necesidad que dio origen al proyecto. Este carácter temporal tampoco implica en modo alguno el hecho de que el proyecto tenga una corta duración en el tiempo.

Todo proyecto genera un producto, servicio o resultado UNICO. Aunque puede haber elementos repetitivos en algunos entregables del proyecto. Un esfuerzo de trabajo permanente es por lo general un proceso repetitivo, puesto que sigue los procedimientos existentes de una organización.

El Proyecto genera incertidumbres en cuanto a los productos, servicios o resultados obtenidos; las nuevas tareas generan incertidumbres en el equipo de trabajo del proyecto; se llevan a cabo proyectos a todos los niveles de la empresa; y puede involucrar a una persona, a una unidad de la empresa o a varias unidades de la empresa.

Ejemplos de Proyectos:

  • Desarrollar un nuevo producto o servicios
  • Implementar un cambio en la estructura, el personal o el estilo de una organización.
  • Desarrollar o adquirir un sistema de información nuevo o modificado.
  • Construir un edificio o una infraestructura determinada.
  • Implementar un nuevo proceso o procedimiento de negocio.
Dirección de Proyectos:

Es la aplicación de conocimientos, habilidades, herramientas y técnicas a las actividades del proyecto para cumplir con los requisitos del mismo. Dirigir un Proyecto implica:

  • Identificar requisitos del mismo.
  • Abordar las diversas necesidades, inquietudes y expectativas de los interesados según se planifica y efectúa el proyecto.
  • Equilibrar las restricciones contrapuestas del proyecto que se relacionan, entre otros aspectos, con:
      • El Alcance 
      • La calidad 
      • El cronograma
      • El Presupuesto 
      • Los Recursos
      • El Riesgo 
(todos estos factores están interrelacionados, un cambio en cualquiera de ellos afectará de una u otra forma a los demás)
 

Dada la posibilidad de sufrir cambios, el plan para la dirección del proyecto es iterativo y su elaboración es gradual a lo largo del ciclo de vida del proyecto. La elaboración gradual implica mejorar y detallar constantemente un plazo, a medida que se cuenta con información más detallada y específica, y con estimados más precisos. La elaboración gradual permite a un equipo de dirección del proyecto dirigir el proyecto con un mayor nivel de detalle a medida que éste avanza.


Portafolio:
Se refiere a un conjunto de proyectos o programas y otros tipos de trabajos que se agrupan para facilitar la dirección eficaz de ese trabajo para cumplir con los objetivos estratégicos del negocio. Los proyectos o programas del portafolio no son necesariamente interdependientes ni están directamente relacionados.

La gestión del portafolio se refiere a la identificación y establecimiento de prioridades, autorizar, dirigir y controlar proyectos, programas y otros tipos de trabajo relacionados para alcanzar los objetivos específicos y estratégicos del negocio.

Las organizaciones gestionan los portafolios sobre la base de su plan estratégico. Uno de los objetivos de la dirección de portafolios consiste en maximizar el valor del portafolios mediante un examen cuidadoso de sus componentes: los programas, los proyectos y otros trabajos relacionados que los constituyen. Los componentes cuya contribución a los objetivos estratégicos del portafolio es mínima, pueden ser excluidos. De esta manera, el plan estratégico de una organización se convierte en el principal factor que guía las inversiones en los proyectos. Paralelamente, los proyectos re alimentan a los programas y portafolios mediante informes de estado, lecciones aprendidas y solicitudes de cambio que pueden ayudar a identificar posibles impactos sobre otros proyectos, programas o portafolios. Las necesidades, recursos, se recopilan y se comunican nuevamente a nivel del portafolio, lo que a su vez orienta la planificación de la organización.




Fuente: Guía de la Gestión de Proyectos (PMBOK_Quinta Edición)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piramide

Lo he sacado de twitter de una entrada del Dr. Alberto Blazquez, @ Dr_Blazquez , me ha parecido muy interesante el compartir el gráfi...