martes, 6 de junio de 2017

Conversaciones

Hace poco compartía un pensamiento de Ximo Salas (@xsalas) en el que planteaba la gestión de personas de un forma alternativa, en cuanto a que consideraba por un lado a las personas como grupos o sistemas de personas que se organizaba en función de conversaciones que se mantenían, y a la Empresa como lugar donde se realizan diversas conversaciones de variada tipología.

Todo lo relacionaba este profesor con la forma de comunicación por antonomasia que es la propia conversación, la RAE define el término conversación como la acción y efecto de hablar familiarmente una o varías personas con otra u otras, y la Wikipedia, dicta que se trata de un diálogo oral o escrito entre dos o más personas que intervienen alternativamente expresando sus ideas o efectos sin seguir una planificación determinada.



Se trata a todos los efectos de Comunicación, en la cuál va a intervenir tanto el lenguaje verbal usado, como el lenguaje no verbal. Es una interacción tendente a la construcción de un “texto”, donde el control de esa construcción lo tiene uno de ellos, y puede girar entorno a uno o muchos temas, y se encontrará condicionada por el contexto en el cuál se realice la conversación.

En una situación informal, pueden variar con facilidad y sin previa organización, los dialogantes pueden expresar su punto de vista y discutir. En cambio en otras situaciones las posibilidades mencionadas pueden estar limitadas para uno o ambos actores.

En el mundo de los Recursos humanos entiendo que la organización de los mismos en base a conversaciones que se mantienen por los distintos grupos o sistemas de personas que existen en la empresa, lo primero sería identificar los diferentes grupos que conforman la sociedad, y como se relacionan unos con otros y entre ellos mismos. Y así establecer el tipo de relaciones que se establecen y la comunicación que se necesita para que la Empresa consiga los objetivos propuestos por la dirección de la misma.

En cuanto a conseguir una buena comunicación en base a las conversaciones que se mantienen hay que tener en cuenta:
  • Por un lado el Espacio: no en todos sitios se puede mantener una conversación formal o informal
  • Tiempo: dependerá del tipo de conversación, el tema a tratar, y el número de personas participantes.
  • Propósito: es necesario que desde el principio se de a conocer el tema y que se de a entender a que se quiere llegar.
Uno de los factores que podemos considerar claves a la hora cuidar las relaciones dentro de la empresa radica en hablar de los temas de interés con las personas responsables, y que nos importan, para ello es oportuno el estar presente y disponible para dialogar y aclarar. Una postura idónea es que se intente considerar ¿Qué quiere realmente la otra persona? ¿Qué petición o necesidad encubierta existe? ¿Cuál es la expectativa que no se ha cumplido?.

En cualquier conversación para mejorar la comprensión, es precisa, nuestra presencia, es decir, nuestra atención plena, esencial para establecer vínculos saludables. Sólo estando muy presentes podemos percibir el lenguaje corporal utilizado y compararlo con el lenguaje verbal.

Salud! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"" Hablame de tí mismo ""

Sobre como responder a la típica pregunta de " hablame de tí mismo " habla una entrada de Da. María Luísa Moreno Cobián en la we...