sábado, 26 de mayo de 2012

El género en los Proyectos de Desarrollo Local: Indicadores de medida



A través del Grupo de Desarrollo Local del Aljarafe y Doñana, ADAD estoy participando en un curso de formación de género en el Desarrollo Local, y me parece muy interesante transcribir algunas apreciaciones que he entresacado de dicho curso.

Lo primero y principal es tener interiorizada la perspectiva de género como concepto. El género está implícito en la vida cotidiana, y por tanto no tiene que ver con la dicotomía mujer-hombre, es un enfoque sistémico, el de género, se trataría de un modelo de sociedad que queremos conseguir.

Al género lo debemos considerar como una condición social, es decir, una condición creada y asignada por la sociedad, nada que ver con la biología de los sexos..

Es transversal, por lo que se debe trabajar en todas las áreas del proyecto o entidad, esto puede provocar determinadas tensiones, que pudieran derivar en una pérdida de eficacia, pero el objetivo último de aplicar la perspectiva de género es obtener una sociedad más igualitaria..

Es conveniente utilizar a los agentes para la igualdad y conseguir unidades que tengan una visión global del género.

Una cuestión a tener presente a la hora de redactar un proyecto es el uso de la terminología, siempre hay que considerar las capacidades de los recursos humanos, del llamado capital humano implicado en el proyecto.

Debemos buscar la Sostenibilidad en el tiempo de las iniciativas y proyectos, luchando para ello contra las tradiciones que limiten o releguen a uno u otro sexo a posturas pasivas o sencillamente inexistentes.
Tenemos que complicarnos.

El enfoque utilizado para el desarrollo de cualquier iniciativa o proyecto ha de estar impregnado de la perspectiva de género desde su propio diseño u no meramente como una parte más del mismo. El enfoque de desarrollo Sostenible es un proceso que busca el mejoramiento de la calidad de vida y la ampliación de las capacidades humanas que permitan satisfacer las necesidades de las actuales y futuras generaciones mediante acciones económicamente rentables, socialmente justas y ecológicas.

En el proceso de diseño hay que aplicar indicadores de género, que nos ayuden a ver el trasfondo en la propia concepción del proyecto. Hay que comprobar que ni las acciones ni las estrategias se desconecten de la perspectiva de género.

Algunos indicadores de que se está aplicando la perspectiva de género:         
  1.        Empoderamiento de la mujer, e incorporación de la misma al mercado.
  2.             Conciliación de la vida familiar/laboral
  3.           Mantenimiento de la actividad económica de la mujer
  4.           Eliminación de situaciones de estrés.

Para la confección de estos indicadores lo oportuno es realizarnos preguntas como:
¿Hacia Donde? ¿Cómo lograrlo? ¿A quién quiere beneficiar?

Hay que mirar en los proyectos tanto los beneficiarios, como los objetivos y los resultados y recursos para ver que se aplica en todos ellos la transversalidad del género.

Hay que tener en cuenta que el género NO es igual a mujer, hay otras variables a tener en cuenta como la edad, y la propia diversidad existente entre los hombres y entre las mujeres.

Otra idea es ver quienes participan en el proyecto, quienes son los actores.

Esto implica que a la hora de plantear cualquier proyecto debemos pensar también en cómo afecta a nuestro entorno y concretamente si mejora la relación igualitaria entre sexos, o genera oportunidades para ello.
Normalmente los proyectos que contemplan la perspectiva de género son mejor valorados que los que no lo hacen.

Salud.

Algunas web sobre perspectiva de género:

Y muchas otras más, solo hay que googlear un poquitín por la red…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piramide

Lo he sacado de twitter de una entrada del Dr. Alberto Blazquez, @ Dr_Blazquez , me ha parecido muy interesante el compartir el gráfi...